Te recomiendo leer: ¿Cómo prevenir enfermedades cardiovasculares? 

Cuidar nuestro sistema digestivo es primordial para evitar el Covid-19 o el Coronavirus, además si tomas tus precauciones no sufrirás gastritis o dolores estomacales. Por eso es fundamental tener una sana alimentación y tener el hábito de hacer ejercicio físico. Te daré consejos que lo puedes aplicar en tu vida para mojar tu digestión.

1) Aceite de Oliva: Este aceite puede sanar tu estomago porque contiene vitamina E y además es un inflamatorio potente para el páncreas. Ayuda a controlar la gastritis. Consúmelo dos veces al día o lo puedes combinar en los alimentos.

2) Consume fibra: La fibra por sus fuentes de vitaminas nos ayudan a controlar la ansiedad por comer más. Lo cual provoca que no comas cualquier comida grasosa que te afecte a tu digestión.

3) Consume frutas y verduras: Aportan agua, fibra y vitaminas y minerales. Además la pectina (manzana), mucílagos (higos, borrajas) y almidón (arroz, patata, pan) de estos alimentos protegen la mucosa intestinal. Las frutas y vegetales son la mayor fuente de antioxidantes y son uno de los pilares de la dieta mediterránea.

4) No abandones la leche: Algunas personas no toleran bien la eche porque con la edad disminuye la producción de la enzima llamada lactasa, que ayuda en la digestión de la lactosa (o azúcar de la leche). Si se deja de consumir leche, con el tiempo se deja de producir la enzima lactasa. Esto además repercutirá negativamente en nuestra salud ósea porque nos estaremos privando de una de las mayores fuentes de calcio de nuestra alimentación. Lo ideal en estos casos no es dejar de tomar leche, sino tomar leche sin lactosa, con lo que tu sistema digestivo se sentirá como cuando eras joven.

 

Las hormonas son vitales | El Gráfico Historias y noticias en un ...

5) Bebe suficiente agua: Es necesario tomar de 1,5 a 2 litros de agua al día. El agua es vital para nuestro organismo, pero además facilita la digestión y previene el estreñimiento.

6) Modera la ingesta de alimentos grasos: Se consideran alimentos grasos aquellos que contienen una elevada proporción de grasa, como la mantequilla, margarina, tocino, manteca, y carnes grasas, embutidos, vísceras, natas, huevos y quesos curados. Cocina con aceites vegetales (oliva y girasol) y evita las mantecas, mantequillas y margarinas. Reduciendo la ingesta de grasas se aligeran las digestiones y se evita un exceso calórico.

7) Prepara los alimentos de manera sencilla: Preparar los alimentos de manera sencilla es una manera de proteger nuestro sistema digestivo. Lo mejor es preparar los alimentos hervidos, a la plancha, al horno, al vapor. Evita los condimentos fuertes, especias, picantes y alimentos demasiado quemados. Limita el consumo de platos preparados de manera industrial, ya que suelen tener exceso de grasas y sal.

8) Evita las comidas abundantes: Lo ideal es distribuir la ingesta de alimentos del día en cinco tomas: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena. Esto evita la sobrecarga del sistema digestivo, la producción elevada de insulina, y aporta energía de modo continuado a lo largo del día.

9) Toma té: El té incluso es bueno para perder peso, especialmente si lo ingieres en la noche porque te ayuda a acelerar el metabolismo.

10) Has ejercicio físico: Moverte al menos una hora al día hace que tu cuerpo este en forma y ayuda a la gestión porque se sentirá relajado.

En estos tiempos cuidemos nuestra salud, y tomemos conciencia de ella. ¡Comparte este artículo con tus amigos y familiares!

Post escrito por: Ricardo Jurado Faggioni