Recomiendo leer: Las ideas en los negocios

La abundancia financiera te permite vivir tranquilamente, pero esto se lo logra con la planificación estratégica además de trabajar duro todos los días. En este artículo te comparto algunos consejos que puedes aplicar en tu vida para que alcances la libertad financiera.

1.- Gasta menos de lo que ingresas:

El primer paso es muy obvio: gasta menos de lo que ganes.

Hay personas que no pueden evitar estar continuamente consumiendo y gastando para poder sentirse plenos y felices. El vacío producido por falta de propósitos vitales y la observación de un entorno adicto al consumismo, nos hace acudir a la tienda o al centro comercial para apagar la sed del vacío o el miedo reinante. Simplemente entiendiendo que hay un presupuesto limitado por tus ingresos, y saber qué es lo mínimo necesario, nos podría dejar mucho mas tranquilos.

Sin embargo, continuamos sintiendo vacío si no tenemos el último modelo de coche o no hacemos la reforma prometida en el salón de casa para la cena de navidad.

2.- En qué gastas tu dinero:

La gestión de tu dinero también es importante. Saber en qué gastas el dinero cada mes es fundamental para evitar gastos innecesarios, gestionar muy bien las posibles compras superfluas. Averiguar con algún asesor financiero cuáles son las mejores vías de gestionar tus activos y trabajar en pagar menos impuestos y saber las posibles subvenciones disponibles para tu contexto personal es importante.

Aparte de todos estos consejos financieros también hay una cosa muy importante que son tus creencias con respecto al dinero y lo que conllevan.

3.- Identifica tu patrón de creencias con respecto al dinero:

En nuestra sociedad el dinero conlleva asociado una serie de elementos que pueden hacer que nuestro subconsciente rechace la abundancia económica.

Si asociamos gente con mucho dinero o que tiene abundancia económica o empresas con gente sin valores, sin humanidad, puede que nos saboteemos cada vez que generamos posibles fuentes de dinero o abundancia. O simplemente que nos gastemos cualquier ingreso que pueda hacer sentirnos cerca de ese patrón de riqueza. Nuestro subconsciente se encargará de ello.

 

¡Con dinero puedes comparte lo que deseas!

¡Con dinero puedes comparte lo que deseas!

 

4.- Cambia las creencias negativas respecto al dinero.

Así pues es muy importante reconocer, aceptar y abrazar la naturaleza de la abundancia en nuestras vidas y evitar cualquier tipo de creencias y valores en los cuales el dinero por sí mismo sea negativo.

Conéctate con una realidad incontestable. Independientemente de tus ingresos, la vida, a través del oxígeno, las plantas, el agua, los elementos, la vida, es abundante. A pesar de los destrozos que hacemos los seres humanos, aún el planeta nos da recursos para la vida. Partiendo de esa premisa, puedes empezar a avanzar en creencias, donde el dinero en sí, no es el problema, sino, cómo lo consigues o cómo lo usas. Pregúntate cómo usarías ese dinero, en qué persona te convertirías, como ayudarías a otras personas, a la humanidad o al planeta.

La vida te trae lo necesario en cada momento para estar mejor.

5.- Agradece lo que tienes y se responsable.

Da la bienvenida con gratitud a la abundancia que está alrededor tuyo. Partiendo de la base de la abundancia tanto en personas, comida y suficiente aire y agua para que puedas vivir, permite que sea el punto de partida para desarrollar tu propósito de vida y pon en marcha ideas y actividades que seguro traerán nuevas fuentes de ingreso y valor a tu vida y a la de otros.

Es importante que reprogrames tu cerebro con frases que eliminen la tensión de la escasez y busquen serenidad, paciencia, paz, abundancia para romper con todas las creencias que te están impidiendo conseguir lo máximo en tu vida. Una vez que ya has hecho esto, ponte en marcha y actúa con la fe de alcanzar esta abundancia y entendiendo que está dentro de ti. Después , rompe el apego al resultado. Simplemente permite que las cosas sucedan siempre que tú hayas roto con las creencias limitantes y te pongas en marcha para hacer lo que esté en tus manos permitiendo que el universo haga el resto de acciones.

 

Post escrito por: Ricardo Jurado Faggioni