Te recomiendo leer: ¿Cómo mantener una actitud positiva ante la venta?

La eficiencia financiera solo apunta a mejorar la salud de tu inversión, dependerá de ti lograr que tu negocio sea muy, o muy poco, eficiente. Descubre aquí cómo puedes mejorar la eficiencia de tu negocio.

Los expertos recomiendan primero hacer un estudio que te permita mapear el funcionamiento de tu empresa. Pon atención a los costos, evalúa los tiempos, e intenta simplificar y estandarizar los procesos.

Por ejemplo, una juguería de barrio puede ser más eficiente si calcula, pesa y preserva la cantidad exacta de fruta que usará en cada vaso a servir. De esa forma, se puede estandarizar el proceso de preparación de jugo sacando el máximo provecho al insumo y evitando pérdidas. Algo que sería difícil de conseguir si preparamos los jugos con raciones “al ojo”.

 

 

¡Qué tu negocio crezca para arriba depende de ti!

¡Qué tu negocio crezca para arriba depende de ti!

 

Este ejemplo de eficiencia se puede aplicar a cualquier negocio. Lo importante es confirmar que estemos recibiendo el retorno deseado para nuestra inversión. Si la respuesta es positiva y la rentabilidad de tu negocio es alta, nunca está demás buscar nuevas oportunidades para hacer crecer nuestro capital. Diversificar nuestra inversión también suma a la eficiencia.

Si, por el contrario, el negocio no marcha bien, hay que pensar dónde y cómo reducimos costos. Diseña un plan financiero, designa a un responsable para implementarlo y pon un plazo. La idea en este caso es minimizar tus pérdidas y rescatar el capital.

Como ves, la eficiencia financiera solo apunta a mejorar la salud de tu inversión. Dependerá de ti lograr que tu negocio sea rentable.

Post subido por: Ricardo Jurado Faggioni

Post Original: EmprendeHoy.com