Recomiendo leer: 5 razones para ponerte en forma

Considerarlo un trabajo tan serio como el presencial: Lo más importante es que tú mismo te lo tomes en serio. Así pues, debes valorar este empleo como cualquier otro.

Marcarse unos horarios y hábitos estrictos: Otra cuestión básica es establecer una rutina diaria. En este sentido, es recomendable poner el despertador con tiempo, ducharse y desayunar antes de empezar. Igual que si tuviéramos que salir de casa.

Tener un espacio propio donde trabajar: Trabajar en el dormitorio o la cocina no es buena idea. El desorden o la asociación de ideas con otras obligaciones nos pueden desconcentrar.

Mantener el contacto con los compañeros: Aunque no los veamos a diario, hay muchas maneras de tener una relación fluida con los compañeros: quedar para comer, hablar por las redes sociales, trabajar presencialmente algunos días, etc.

¡Cuida tu salud!

¡Cuida tu salud!

 

Separar el ocio de las obligaciones laborales: El teletrabajo tiene el riesgo de volvernos adictos al mundo laboral. Aunque tengamos acceso al sistema de la empresa o al mail de trabajo, hay que saber separar las diversas parcelas de la vida.

No llevar una vida sedentaria: Si trabajamos desde casa y además salimos poco a la calle, estamos expuestos a problemas de salud. Así pues, antes o después de trabajar, márcate como objetivo hacer ejercicio.

Hacer pequeñas pausas para comer o estirar los músculos: Las contracturas pueden aparecer si estamos mucho rato en la misma posición. Igualmente, tenemos derecho a parar durante unos minutos para coger fuerzas.

No consultar las redes sociales: Cuando trabajamos solos y desde casa, la tentación de consultar las redes sociales es mayor. ¡Evítalas!

Tener un mail y un teléfono de trabajo: Es útil para separar la parcela personal de la laboral. No uses el correo electrónico privado para trabajar.
Contar con el apoyo de quienes conviven con nosotros. La familia debe contribuir a respetar los espacios y a no molestar.

Post original: emagister.com 

Post subido por: Ricardo Jurado Faggioni